alta-complejidad-odontologicaPara las personas del común puede resultar un término muy poco usado, pues es claro que en su cotidianidad prefieren utilizar otro tipo de palabras para describir problemas dentales, por lo que la alta complejidad odontológica no es algo  a lo que se refieran muy a menudo. Es por esto que cuando acuden con su odontólogo y lo escuchan por primera vez, no saben bien de qué está hablando el profesional.

Con base en esto, queremos ayudarles a nuestros pacientes y posibles lectores a que pueda interpretar correctamente qué significa que un problema tiene una complejidad odontológica muy alta, cuáles son los casos más comunes o frecuentes dentro de este grupo y cuáles son los posibles tratamientos para cada uno de ellos.

Lo primero que hay que mencionar es que todos las enfermedades dentales son tratables y que si se logran controlar a tiempo, no tienen consecuencias graves para el paciente, sin embargo, si no acude a su consulta como debería estos problemas se vuelven cada vez más serios y terminan siendo muy complejos en su tratamiento.

Cuando decimos que una condición es de alta complejidad odontológica, nos referimos a una enfermedad que avanzó desmedidamente y ahora requiere de múltiples procedimientos para poder recuperar tejidos, huesos, coronas, etc. O incluso de técnicas que permitan reemplazarlos. Por ejemplo, las personas que sufren de una enfermedad periodontal, que comienza por lo general con una simple gingivitis, son pacientes frecuentes de este tipo de tratamientos.

Las enfermedades periodontales son aquellas que hacen que el tejido circundante al diente, como las encías, se deteriore y comience un proceso de descomposición, en donde este tejido se inflama y comienza a liberar sustancias al interior del diente que hacen que el ligamento periodontal y el hueso alveolar se vean afectados. La periodoncia en esa rama de la odontología que atiende el tratamiento para este tipo de tejidos. En nuestra Clínica Vital, al momento de hacer el diagnostico, podemos hacer una revisión profunda que evite que estas enfermedades se presenten más adelante o encontrar un tratamiento más que efectivo para esos tejidos que lo requieren.

Para los que no lo saben, tanto las encías como el ligamento y el hueso alveolar, son el soporte de los dientes, por lo que si existe algún tipo de irregularidad en ellos, la estabilidad de los dientes está en peligro y su salud también, pues vale la pena mencionar que cuando no se tratan las infecciones de tipo periodontal, en el mejor de los casos usted solo perderá los dientes, que a la final pueden ser reemplazables (aunque esa no es la idea); en el peor de los casos la infección puede extenderse a otros tejidos cercanos a su rostro, provocando accesos o llegando a los ganglios subyacentes.

Aquí ya tenemos un tratamiento de alta complejidad odontológica, pues se tendrá que buscar la forma de recuperar esos tejidos de alguna forma, para que nuevamente puedan servir de soporte y que puedan controlar la infección, lo cual deberá hacerse con otros médicos especializados en otras áreas de la medicina además de la odontología. Entonces, en el caso de que la persona quede endentula, es decir, sin dientes, el mejor tratamiento será la colocación de implantes dentales para recuperar las piezas pérdidas.

Sin embargo es importante que tome en cuenta que este es un tratamiento que no se hace de un día para otro y que varios factores pueden intervenir en el éxito del mismo, pues lo más importante es que el tejido acepte el implante y no lo rechace para poder colocar la corona que es básicamente la pieza estética del mismo, es decir, la que simula ser el diente natural. En el caso de que su implante sea rechazado por su cuerpo, se deberá retirar la pieza incrustada y colocar una nueva. Por lo general el segundo implante siempre es aceptado.

Por otro lado, tenemos que una condición que se considera de alta complejidad odontológica tiene que ver con la realización de una cirugía maxilofacial. En este orden de ideas, a través de una intervención se pueden mejorar los problemas de prognatismo mandibular o de clase III que es la proyección exagerada del maxilar inferior que sobresale del rostro creando problemas tanto estéticos como funcionales, teniendo en cuenta que la persona con esta condición no pueden masticar ni hacer su proceso de deglución con normalidad.

También existe la condición del retrognatismo, que es una condición similar a la anterior solo que en este caso es todo lo contrario, la mandíbula en su parte superior es la que presenta una proyección exagerada, más de lo normal, que genera exactamente los mismo problemas que la incapacidad anterior. Para corregir estas dos falencias, se requiere de la cirugía maxilofacial combinada con otros tratamientos odontológicos que garanticen que se puedan recuperar la funcionalidad de los maxilares y la corrección de los problemas dentales que hayan ocurrido durante el tiempo que el paciente vivió con la condición.

En nuestra Clínica Vital podemos ayudarlo a superar estos y muchos más problemas que estén afectando su salud y que se consideren de alta complejidad odontológica. Con nosotros podrá encontrar una segunda oportunidad para mejorar su calidad de vida y poder realizar todas aquellas actividades que antes había querido hacer pero que por la baja autoestima que pudo generar su enfermedad, no le fue posible. Para que pueda tener una información mucho más detallada y personalizada sobre su posible tratamiento, lo invitamos par que se acerque a nuestra clínica y pida su cita de valoración. También puede hacerlo a través de las líneas telefónicas que se encuentran en nuestra página web.